Se cuenta que en sus orígenes, la Danza del Vientre fue practicada en rituales mágicos para propósitos de conexión con la energía sexual, el incremento de la fertilidad, y para honrar los ciclos de la tierra y el nacimiento.

 Era una actividad utilizada también durante el parto, donde las mujeres realizaban movimientos lentos dibujando con sus caderas figuras de ochos y círculos. Una mujer mayor la rodeaba y tocaba un tambor mientras la mujer embarazada bailaba conectada con su respiración en sintonía con las contracciones.

Otras veces la embarazada a punto de dar a luz, era acompañada por un grupo de mujeres que bailaban, haciendo movimientos pélvicos y de vientre en unísono con ella, celebrando el hermoso milagro de la vida con gritos de zagahreet (ululación de la lengua) Todas habría aprendido estos movimientos desde pequeñas y era sabido que practicar esta danza las ayudaba a dar a luz con mayor facilidad e incluso sin dolor.

De esta manera, el nacimiento se convirtió en un baile y los tambores durante esta danza evocaban un estado de trance, de una forma natural como el consumir opio. El nacimiento en este caso fue una iniciación en el misterio del poder de la energía femenina. Así una madre embarazada podía participar activamente durante el nacimiento de su bebé, conectando con su sensibilidad y su poder como mujer. Los movimientos practicados en estos rituales, eran aquellos que ahora son conocidos dentro del mundo de la danza del vientre como “El infinito ó 8 de cadera”, “belly roll (ondulación del vientre)”, “camello (en todas su variedades)”, “flutters (entrar y sacar el vientre rápidamente)” y ondulaciones en general.

 La danza del vientre ó belllydance es una de las formas más antiguas de prepararse para dar a luz. Sus movimientos han sido practicados durante siglos por las mujeres para preparar sus cuerpos para la maternidad, teniendo partos más rápidos y menos dolorosos.

10 Beneficios de la Danza del Vientre durante el Embarazo 

1. UTERO

Ayuda a integrar y conectar con la sensibilidad uterina. Prepara a la mujer para que pueda vivir tanto el embarazo como el nacimiento de su hijo/a como un proceso vital más dentro de su sexualidad.

2. PELVIS

Mantiene el tono, musculatura y recuperación del piso pélvico. Ayuda a relaja y contraer la pelvis, mejorando el movimiento y elasticidad de esta zona para empujar mejor, disminuir el dolor y sentir mayor confianza en el alumbramiento.

3. ABDOMEN

Desarrollo del control y fortalecimiento de los músculos abdominales que sirven de apoyo para las contracciones uterinas.

4. CADERA
Tonifica y flexibiliza los músculos de la cadera como una conscientización previa al trabajo de parto.

5. ESPALDA Y POSTURA

Mejora la postura, fortalece la espalda, disminuye dolores en la zona lumbar y ayuda a tener mayor control corporal.

6. RESPIRACIÓN

Permite la contracción y dilatación del diafragma, desarrollando una respiración más profunda que ayuda a oxigenar y calmar al bebé.

7. CARDIO

Contribuye a mejorar la condición cardiovascular, dando como resultado una mayor oxigenación, mayor resistencia y flexibilidad.

8. ESTADO DE ANIMO

Proporciona bienestar, energía y mayor confianza, tanto física como mental, para el momento del parto. Favorece la secreción de endorfinas que ayudan a estar más feliz y disminuir el dolor.

9. BELLEZA

Aporta aceptación y percepción de la belleza personal, aumenta la autoestima, aceptando el proceso de cambios físicos y emocionales que se experimentan en esta etapa.

10. RELAJACIÓN

Ayuda a trabajar con la paciencia y la relajación para poder aplicarla al momento del parto.

  • Recomendaciones:

Se puede practicar desde el primer trimestre hasta el último de gestación, dependiendo de las condiciones de cada embarazo y bajo recomendación de supervisión profesional en caso de contar con complicaciones.


Próximos Talleres


Taller de Bellydance para el Embarazo y el Parto

Domingo 24 de Septiembre - 10:00 - 1:00 pm @ NACERSE
VER MÁS


Taller de Danza de Vientre para el Embarazo

Domingo 20 de Agosto - 11:00 - 1:00 pm @ Raksha Yoga
VER MÁS 


 Testimonios:

En mi ultimo embarazo tome clases con Flor de Belén. Y a través de esta danza encontré una forma de conexión tan poderosa con mi cuerpo y mi feminidad que me ayudaron a parir de la forma que yo quería. Tuve un hermoso parto en casa, parí en una hora una bebe hermosa de 4,100 kg sin ningún problema y sin medicamentos; me sentí segura, conectada con mi sensualidad y sexualidad sagrada, divina, consciente y llena de vida!  - Lizette Ricaño